Encuadernaciones

Recuperar lo que importa… un pequeño libro de firmas

Encuadernacion artesanal de un libro de firmas. Laura Castillo

Hace poco, un amigo me comentó que estaba harto del ruido. Vivimos siempre corriendo, siempre colgados del teléfono, pendientes del último tuit, post, vídeo. El quería silencio. Quería recuperar lo que realmente importa. Cuando me encargaron este libro de firmas me acordé de él y pensé: ojalá con este pequeño libro de firmas yo también esté ayudando a recuperar lo que importa.

Y lo que importaba, en este caso, era que los buenos deseos, los recuerdos, las escapadas locas con amigos, las historias que se cuentan una y otra vez cuando se unen alrededor de una mesa y unos vinos, quedaran para siempre convertidas en tinta.

El libro de firmas me lo encargaron dos amigos viajeros para una pareja que se iban a casar. Querían algo sencillo y elegante. Así que optamos por un cosido visto, para que el libro fuera fácil de abrir y pudiera albergar entre sus páginas todas las fotografías y los recuerdos que quisieran encomendarle. El color preferido de la novia era el azul, así que entelamos una bonita tela de algodón con aguas azules. Para el interior, elegimos un papel con historia. Un huérfano de una de las tantas imprentas que han ido cayendo en el olvido con la digitalización y huida de las empresas a otras latitudes. Un papel que había servido para hacer libros de artista y que ahora serviría para albergar buenos deseos y sonrisas.

Encuadernacion artesanal de un libro de firmas. Laura Castillo
 

Encuadernacion artesanal de un libro de firmas. Laura Castillo

 

Encuadernación artesanal de un libro de firmas. Laura Castillo

 

Encuadernación artesanal de un libro de firmas. Laura Castillo

Facebook Twitter Linkedin Mail Pinterest

Un comentario en “Recuperar lo que importa… un pequeño libro de firmas

  1. Es una pequeña maravilla, Laura 😉 Precioso… como todo lo que tocan tus manos.

    Si el mundo tuviera más gente con tu sensibilidad seguro que sería un lugar mucho mejor.

    Un abrazo gigante desde más allá del muro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *