Con las manos en la masa

Posted by in Encuadernaciones

Hace tiempo que este proyecto me rondaba por la cabeza pero necesité volver al lugar de donde había nacido el cuento para llevarla a la práctica. Curiosamente ese lugar se llama Milagros y decía Vela Zanetti que tenía la mejor luz de toda la península.

Valeria fue quien me dio la idea (¡aunque ella no lo sepa!). Gracias a ella descubrí las posibilidades del linóleo y desde entonces no puedo dejar de pensar en ilustrar mis cuentos cortos usando esa técnica. Y cuando la pequeña minerva llegó a casa el círculo se cerró. Tenía el cuento, tenía las ilustraciones (al menos en mi mente) y tenía las letras de plomo esperando en su chibalete destartalado que les llegara la tinta.

Tenía que ser algo sencillo así que escogí un cuento de los más breves. Las ilustraciones son sintéticas y aún estoy en la fase de pruebas de color. Avanzo lentamente, disfrutando y equivocándome mucho. Espero poderos enseñar el resultado final dentro de poco. Por el momento, os dejo unas capturas rápidas del proceso.

Jugando con los verdes

Jugando con los verdes



 

Jugando con los negros

Jugando con los negros

 


 


 


 


 


 


 


 

Facebook Twitter Linkedin Mail Pinterest