Milagros I

El buitre otea el horizonte sobre un viejo contenedor amarillo. Frente a él, campos de Castilla, y un camino polvoriento que serpentea entre cardos cenicientos. El viento silba entre los tallos secos del trigo ya cosechado. No hay nadie. No hay nada. Solo viento y tierra blanca.

Facebook Twitter Linkedin Mail Pinterest