Encuadernaciones

muertes oníricas

Duerme, sumergida en el agua dulce y oscura, silenciosa. Desnuda, frágil y perfecta. Sss… está dormida, nos susurra la cámara que la espía, impúdica, siguiendo sus formas perfectas de ninfa. Duerme sumergida en el líquido amniótico del olvido. La belleza está transida de muerte.

Queréis saber dónde duerme… Es aquí

Facebook Twitter Linkedin Mail Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *